Skip navigation.
Home
 

Los Caballeros del Zodíaco

Imagen de Colors

De nombre original Saint Seiya, esta serie japonesa marcó a toda una generación al igual que Los Supercampeones (Captain Tsubasa), Dragon Ball, y Robotech -ya yéndonos un poco más atrás-.

Si bien la mayoría del público que suele frecuentar más este sitio es mayor a esta generación afectada (y los mismos Sushi Lights), igual me atrevo a publicar este artículo que nos mostrará algo sobre la serie que veíamos todavía muchos de nosotros, ya con ojos un poco más de grande.

Warning: Artículo freakie… y largo por lo demás

Quiero hablar más que nada de detalles. No voy a introducir mucho sobre la trama a menos que sea necesario. Después de todo, este post está pensado para alguien que vio la serie más que nada.

Hace ya varios meses que un amigo me dio la idea de publicar algo al respecto, pero es tan solo ahora que le puedo hacer justicia a su sugerencia. Y ya dejándome de latas: a lo nuestro.

Seiya, el Caballero de Pegaso, protagonista de la serie, era el menor de todos (tan solo 15 años). No tenía muchas virtudes. No era ni muy gracioso siquiera, y su única gracia era que de alguna forma, en nombre de Atenea, lograba derrotar a todos sus enemigos. Francamente me aburrí de lo mismo de siempre:

Un enemigo X (realmente cualquiera), mientras se defendía exitosamente de los ataques de Pegaso, decía "Tus meteoros tienen una velocidad inferior, ya que eres tan solo un caballero de bronce. Nunca me podrás derrot… aghh…". Claro, como Pegaso nunca se rendía, lograba pasar de a poco los ataques a través de la defensa del contendor. El que se iba en la misma filosofía que todos, "¡cómo es posible… es tan solo… aghh… un caball-aghh-ero de bronce… pero sus mete-argh-oros son cada vez más rápidos!".

"¡Meteoro de Pegasooo!," seguía insistiendo nuestro valiente héroe, hasta que el oponente, como siempre, insisto, salía volando finalmente, avasallado por la elevación superior del ‘cosmo’ de Seiya.

Me aburro de lo mismo… pero claro, en mi niñez, al igual que todos, ¡casi saltaba de la emoción cada vez que Seiya lograba vencer a su invencible enemigo!, ¡nunca me hubiera imaginado que finalmente sus meteoros lo lograran!

Más encima, después de una química toda entretenida que tenía con Saori (la Diosa Atenea), se fue todo a las pailas, siendo reemplazada por la chillona de Sheena.

Shiryu, el representante de la constelación del Dragón, era el favorito de casi todos (y de todas las chicas también, no lo neguemos). Sobre él no hay mucho que decir que yo recuerde, excepto por el dato freak sobre su ceguera. En una pelea contra el caballero de Medusa, quien usara su escudo con el rostro de su inspiradora para petrificar a quien lo viera, él sacrificó su vista para derrotarlo. Nunca olvidaremos la toma del gesto de la mano, de la paz, acercándose hacia la pantalla, con el fondo negro. En la serie de TV, Shiryu recupera la vista después de la pelea con Máscara Mortal (sí, así se llamaba) de Cáncer, luego de volver del infierno, de una manera bastante absurda. Eso, queridos amigos, es absoluta censura, ya que en el Manga (versión en papel de la historia) nunca recupera la vista. ¿Sería demasiado terrible para los niños ver a un ciego peleando?, ¿qué diría Nini, profesional encargada de reinsertar a los desventajados en la sociedad, al saber esto?, ¿alguien me puede explicar esta burda discriminación de la ceguera?

¡Ah!, y cómo olvidar la primera pelea de este Caballero, que fue contra Seiya en el torneo por la armadura dorada. En esta pelea, Seiya golpeaba el punto débil del Dragón, que era el corazón. En este preciso lugar, en la espalda, calzaba la garra del tremendo tatuaje de dragón chino que poseía Shiryu. Al golpearlo allí, el Pegaso consiguió detener los latidos de su oponente, y para salvarle la vida… claro, qué solución más lógica. ¡Cómo no se me ocurrió antes!: golpearlo en el mismo lugar, con la misma fuerza. El efecto sería que el corazón comenzaría a latir de nuevo. Lo llevo diciendo hace mucho tiempo: "Obvio, la antigua filosofía china de ¡PÉGALE PA’ QUE SE ARREGLE!". Por favor.

Hyoga, el Caballero del Cisne, era el otro favorito de las nenas. Rubio, de ojos azules, entrenado en Siberia, donde podía visitar cómodamente a su difunta madre que se hallaba hundida en un barco a miles de metros de profundidad en el mar, nadando después de cavar un hoyo en un piso de hielo de tres metros de grosor. Para completar el placer de estas visitas diarias, cavaba el hielo a golpes. Qué tierno, pero lo siento: yo le prendo un par de velas en mi casa y le rezo todos los días si quiere. De todas maneras, ella era importante para él, y no fue hasta que el maestro de su maestro, Kamus de Acuario, hundió el barco con sus poderes mentales desde la comodidad de su casa hasta un lugar inalcanzable, que Hyoga no superó su pasado. Superó su pasado y se pudo focalizar bien desde allí en adelante en la misión más importante: proteger y velar por Atenea. El detalle que viene me lo sopló un amigo: ¿"Superó su pasado" dije? Claro seguramente fue por eso que apenas se encontró más adelante con su ex-compañero de la niñez, quien perdiera un ojo por su culpa, se arrodilló ante él, implorando que tomara su ojo para pagar su deuda. Y ahí tenemos al segundo lisiado censurado, puesto que a pesar de la grave herida que le produjeron, el ojo azul quedó intacto a diferencia de en el manga. Pero basta de Cisne, pues fuera de su coreografía digna de la Laguna de los mismos, no tiene nada más rescatable. "¡Polvo de diamantes!"

Shun, el peliverde Caballero de Andrómeda y a quien supongo que más estaban esperando. Por favor no me censuren, pues solo hay una palabra para definirlo: ¡Maricón! Sí, con signos de exclamación y mayúscula (¡Mamón! también sirve). ¿Que si era homosexual?, quién sabe… a quién le importa (se rumoraba que Masami Kurumada, el autor, era gay y éste era su personaje favorito). Yo no hablo de eso, sino de lo poco hombre que puede llegar a ser un personaje… no mujer, sino poco hombre no más. Era Caballero y no le gustaba pelear, usaba una armadura con pechugas, rosada… eso y más. ¿Su escena más famosa? Quién no ha oído al menos hablar de ello. Una vez el Cisne fue congelado, y para devolverle el calor, el muy yegua saltó raudamente a ofrecer su vida para calentarlo utilizando su cosmoenergía. Si vas a usar la cosmoenergía, ¿es necesario acostarte junto a él, abrazarlo, y por si fuera poco levantar tu pierna y ponérsela encima? Si vas a hacer a un personaje gay, decláralo abiertamente, pero no uses el concepto de "amistad" para disfrazarlo… qué bajo. Pobre Hyoga que nunca más lo vimos sentarse en la serie (estoy rebosante de fineza el día de hoy como pueden ver).

Andrómeda, fuera de sus cadenas invencibles (las cuales una vez al recibir un ataque de fuego no pudieron atacar porque hacía mucho calor…), desarrolló un ataque llamado Tormenta Nebular, que utilizó contra el Caballero de Piscis (Afrodita, otro macho) al haber sido destruida su armadura. Era una simple tormenta rosada muy poderosa. En una película podemos ver que llega Shun, y para no perder tiempo, se saca la armadura y la ejecuta. ¡¿Por qué se saca la armadura para hacerlo?! Claro, la primera vez estaba bien, ya que se la habían destruido completamente, pero bueno. De todas maneras es bueno saber que alguna pelea ganó por sí mismo y no tuvo que llegar el hermano a salvarlo.

Ikki, el Caballero de Fénix, era el hermano mayor de Shun. Como era rebelde, no llegaba hasta que le estaban pateando el trasero al hermano y lo salvaba. ¡Este sí que era macho! Agresivo, con rasgos masculinos, voz profunda. Si hasta tuvo un amor durante su preparación para volverse Caballero. La bella Esmeralda. Todavía puedo recordar casi textual un diálogo que ocurrió una vez que él estaba delirante luego de una sesión de su sufrido entrenamiento.

Esmeralda: "Ikki. Ikki, despierta." Mientras le ponía una compresa de agua en la frente.
Ikki: "¿Shun?", le decía al verla, imaginándosela con el pelo verde en vez de rubio.
Esmeralda: "Jeje… otra vez me confundiste con tu hermano".

Perdónenme, pero el incesto me parece pésimo.

Y para rematar (aunque podría seguir durante años), guardé lo mejor. En un encuentro entre el Caballero de Virgo y el Fénix, el primero utilizó una tremenda habilidad para enviar a Ikki a sus traumas más profundos. En la visión que tuvo, estaba él mismo, de unos 3 ó 4 años, cargando con su hermano bebé. El paseo era nada menos que por la Estigia, un lugar en el infierno (asumo que basado en la mitología japonesa) donde se construían torrecitas con piedras. En aquel escenario, Ikki caminaba con Shun, con una tremenda cara de sufrimiento, ya que el bebé se hacía cada vez más pesado y el piso tenía rocas en punta. Shaka, el Caballero de Virgo, en realidad estaba usando el punto débil de Ikki para debilitar su mente. Lo buenísimo de todo esto, es que en la nueva serie de Los Caballeros del Zodíaco, podemos ver a Shun mirando una foto de su hermano cargándolo… ¡en la Estigia! ¡El muy patudo tenía una foto del rollo que se pasó el hermano en una pelea! En la foto se podía ver a Ikki con toda su cara de sufrimiento. Lejos el mejor ataque de risa que he tenido en mi vida.

Como ya lo dije, podría seguir años recordando elementos, pero creo que esto ya quedó demasiado largo, así es que me despido. Ojalá les haya gustado.

- Colors