Skip navigation.
Home
 

Tirarse a la Piscina, a pesar de los riesgos

Imagen de Nini


Estas semanas me he quedado pegada pensando en lo que nos mueve. En aquel motor invisible que nos hace tomar decisiones...
Me puse a revisar comentarios anteriores de Echandoelpelo, en su búsqueda de la realización: Quereres v/s deberes... Pero quiero hilar más fino. Más allá del deber y del querer, qué es lo que nos mueve.

No se si ha sido una cosa de suerte o que, pero en estos días, me he topado con personas dónde claramente se les nota este motor.

Por un lado me encuentro con la ambición. Al principio lo encontraba atroz...

Luego me encontré con el más común y el mas terrible: el miedo. Creo que por miedo las personas son ambiciosas.
Miedo a fracasar, a sufrir, a perder, miedo a cargar con uno mismo, miedo a la soledad o a quedarse solo, a la muerte, miedo a arriesgarse, miedo a mirarse en el espejo y verse como es, asumiendo el peso que eso significa.

Me paralicé pensando ante cuantas cosas me he cegado para evitar enfrentar estos miedos. -No hay peor ciego que el que no quiere ver-, dice el viejo refrán... Pero ¿a cuántas cosas nos hemos engañado a nosotros mismos para evitar apretar los dientes y dar la cara, tomando el riesgo?

¿por qué escapamos tanto a la posibilidad de que las cosas nos resulten mal, difíciles o duras?

La vida se basa en hacer apuestas constantemente. La gracia es que sabes que hay posibilidades de perder. Pero no por eso cambia la órbita terrestre.

¿Qué te mueve a ti?
¿Qué te paraliza?
- Nini reflexiva.