Skip navigation.
Home
 

Aquellas compras en vacaciones

Imagen de Nini


Vengo llegando de Vacaciones, estuve recorriendo muchas partes... y he llegado a una terrible conclusión acerca de "aquellas compras que hacemos en las vacaciones".

Quiero comentar algo que hacemos todos, mi primera GRAN Conclusión:
¿Por qué cada vez que vamos a algún otro país nos compramos aquella polera con el nombre de la ciudad o país si finalmente nunca terminámos vistiéndola?. La típica playera/polera/remera de "I love NY" sirve sólo para el momento de satisfacción que nos provoca comprarla, pues nunca más la usamos, sólo de Pijama, o para salir a correr. Las poleras de Disney con Mickey Mouse es peor. CERO estilo de usarla en alguna fiesta con tus jeans favoritos en tu país de origen. ¿o no?

Y las de regalo que dicen: "alguien que me quiere mucho visitó tal parte me trajo esta playera"... En realidad es alguien que no te quiere mucho, porque no conocía tu gusto y no fue capaz de regalarte una de tu color favorita, sin ese mensaje y que realmente pudieras utilizar. Una botella o chocolate del Dutty Free era mejor opción.

Y lo que me llevó a la conclusión de hoy, es algo que me pasó, y que a pesar de que lo reconozco con cierta vergüenza, quiero compartir con ustedes para hacer mas liviana la humillación:

Me fui a un país de Centro América, donde el trabajo en telar y bordado es maravilloso y super turístico. Al segundo de estar allá ya estaba vestida como los demás con pura ropa a Telar, del estilo indígena, con blusas de algodón con bordados de colores... uno va y mira que todo el mundo tiene faldas a telares, que son lindas y te ves cool... compras muchas porque son baratas y te falta ropa limpia... y llegas a tu país y te preguntas por qué %&/>·# te compraste tanta ropa hippie que no le viene al resto de tu ropa, ni a tu estilo... y de repente tu compra ya no se ve tan cool.

Lo mismo con adornos para la casa... aquél cuadro que compraste al inicio del viaje, que te hizo bulto y peso TODAS las vacaciones, que te preocupaste de envolver bien y de sentir una profunda satisfacción al llegar a tu país y pasar ileso por aduana... hasta que te diste cuenta que los colores no le vienen a la alfombra, a las cortinas, ni a los muebles ni a tu casa.

Para que decir de comprar cosas que crees que no existen en tu país, o que son más caras allá. Y llenas tus maletas de calcetines porque son más baratos, porque no hay en ese amarillo tan lindo...

No quiero intentar entender por qué hacemos esas tonteras. Sólo quiero proponer este espacio como el muro de la vergüenza para asumir aquellos caprichos.

Porque ¿A quién no le ha pasado?
¿Alguna experiencia de "aquellas particulares compras que hacemos en vacaciones?

- Nini