Skip navigation.
Home
 

SL Bar: Ponches de Fruta

Imagen de The Bartender

Llámenlo borgoña, clery, vino con chirimoya a simplemente ponche, en general los chilenos somos bastante asiduos a los vinos con frutas varias. Cada quien tiene su favorito, y la gran mayoría los ha preparado al menos una vez para algún cumpleaños u otro evento familiar. Son baratos y muy refrescantes en esta época veraniega si los sirven bien heladitos. Su preparación básica es bien simple, fruta + vino + azúcar, y ya está, pero de todas formas me permito entregar algunos consejos para hacer de sus ponches algo memorable.

Primero, cuales son las variedades mas comunes?

• Borgoña o también conocido como vino con frutillas. Es vino tinto + frutillas
• Clery, es similar al anterior pero lleva vino blanco.
• Ponche o vino con duraznos, el clásico, lleva duraznos en conserva y vino blanco
• Melón borracho. Se ahueca un poco un melón de cualquier variedad, se botan las pepas, y se le vierte vino blanco adentro.
• Vino con chirimoya, su nombre lo explica, lleva vino blanco.
• Etc, etc, etc.

Como pueden ver en general en Chile somos simplistas, un tipo de fruta + 1 vino. Ahora mis consejos, y créanme que en esto tengo bastante práctica.

1- Prepárenlo con tiempo. La gracia de los ponches es que el vino se impregne de fruta y viceversa. Para que esto se de es necesario que repose por varias horas. Mi sugerencia personal es que siempre lo hagan de un día para el otro al menos. 2 días antes es ideal.

2- Cuando usen fruta cruda, échenle primero el azúcar, y dejen que interactúen un rato (1 hora), antes de agregar el vino. La fruta así bota más jugo, lo que hace que el producto final quede mejor.

3- Piquen la fruta chica. Asumámoslo, a todos nos gusta la fruta de al fondo del vaso, y no hay nada peor que terminar con una frutilla gigante chorreando de vino en plena carga. Háganle un favor a todos y dejen la fruta de un tamaño que se desplace fuera del vaso sin generar accidentes.

4- ¡Ojo con el azúcar!. Se que los ponches en general se consideran trago de mina, pero incluso así un exceso de azúcar puede matarlos. Partan con poca azúcar y vayan probando. Esperen hasta el momento de servir cuando ya esté frío y verifiquen si efectivamente necesita más. Si igual se les paso la mano, puede agregar jugo de limón para quitarle lo hostigoso.

5- No tengan miedo de experimentar. Su ponche puede quedar absolutamente superior si se atreven a jugar un poco con las especies. Un poco de vainilla o canela para los de vino tinto, o algo de limón, o anís para los de vino blanco pueden darle a su ponche ese toque único que los diferencie de los demás. Hay otros que para hacerlo menos fuerte lo mezclan con bebidas gaseosas frutales. Prueben con lo que se les ocurra. Consideren también otras frutas. Los españoles toman zurracapote que tiene todo tipo de bayas. Los mexicanos hacen un ponche navideño con flor de jamaica y tamarindo, y se lo toman caliente. Sean creativos.

Eso por hoy. Hay tantas variedades y recetas de ponche como personas, así es que si quieren compartir las suyas con nosotros, son mas que bienvenidos.