Skip navigation.
Home
 

Las Agüitas - ABC

Imagen de The Bartender

No sé si en todas las familias pasa lo mismo, pero en la mía al menos, siempre que me aqueja algún tipo de mal no falta la veterana que me recomienda un “agüita�? que solucionará todos mis males. Debo reconocer que en mis años mozos creía bastante poco en el cuento, pero con el correr de los años, el aumento de los achaques y de la sabiduría (o eso dicen al menos), he podido comprobar en carne propia la eficacia de la sabiduría popular.
Es por eso que decidí compartir algunos datos con nuestros queridos lectores.
Aquí comienza el ABC de las hierbas y otros pastos.

Ajo, odiado o amado, del latín Alhum sativum.
Son numerosas sus virtudes, aunque el olor oculte la mayoría de ellas. Dicen las abuelitas que sirve para la hipertensión, es antiséptico, un estimulante menor y mejora el escorbuto, ¿cómo la ven?
Para la presión hay que tomarse una agüita. Para el reumatismo hacen una pasta, la mezclan con miel y lo colocan en la zona afectada.
Según un arriero viejo, también sirve para suavizar los callos, contra la tiña y la sarna, basta machacarlo y untarlo ¡y ya!
Claro, todas estas utilizaciones son contraindicadas para citas románticas.

Bailahuén, ieieieeee

El clásico tecito de Bailahuén para reponer al pobre hígado y sus furibundas cañas, básicamente porque estimula el funcionamiento biliar.
Como sabe bastante mal, mi recomendación es mezclar el bailahuén con unas hojitas de Cedrón.

Cedrón; Latín: Lippia citriodora

Este arbusto caducifolio tiene un agradable sabor. Las abuelitas lo recomiendan como tónico estomacal principalmente, pero también es un sedante suave y antineurálgico.
Tomarse un agüita de cedrón por ende, nos ayudará a mejorar la digestión y de paso calmará nuestros neuras.

y aunque no lo crean, hay muchas más!
Esperen y veran en un próximo capítulo las impresionantes habilidades del Apio, el Canelo, el Sauco y tantos otros!!